Planta de Tratamientos de Aguas Abiertas

Nuestras plantas de tratamiento de aguas negras trabajan por el principio de aereación extendida, el cual es el procedimiento más utilizado en los países industrializados para llevar a cabo el tratamiento de los efluentes domésticos de Aguas Servidas, o Aguas Negras. En este proceso, se aprovecha tanto la acción oxidante del oxigeno del aire, como la acción Biodegradante de ciertas bacterias que viven en la planta y que utilizan la materia orgánica contenida en las aguas servidas como alimento para sus procesos metabólicos, degradándolos de esta forma.

Bajo condiciones normales de operación y carga, una planta de Aereación extendida trabaja sin producir olores desagradables, logrando un efluente INODORO, INCOLORO, con un bajo contenido de SÓLIDOS SUSPENDIDOS, una remoción de la DEMANDA BIOLÓGICA DE OXÍGENO del orden del 84 al 94%, y aún más: con Oxígeno Disuelto. Por tal motivo, dicho efluente tratado puede ser desechado fácilmente sin provocar problemas al medio ambiente, o bien puede reutilizarse para riego de aguas verdes, por ejemplo.